⌛Tiempo de lectura: 4 minutos

Inicio » STOP TABACO » Día 1. primer día del resto de mi vida sin tabaco.

20 de Octubre de 2022. Hoy es el primer día del resto de mi vida sin tabaco. Durante los últimos 24 años el cigarro me ha acompañado de una manera obsesiva y cruel. No importaba lo que estuviera pasando en mi vida, él siempre estaba ahí. La verdad es que siempre he creído que si seguía fumando es porque algo bueno me estaría aportando, sino sería una estúpida ¿verdad?. Y reflexionaba así acerca de los «beneficios» que el tabaco podía darme:

  • Calmaba mis nervios:  Ese momento crítico super estresante en la oficina en el cual colapsas y decides que lo mejor es parar 5 minutos y fumarte un cigarro (o tres). Y ya vuelves mejor al trabajo.
  • Me aportaba calma mental para enfrentarme a situaciones: Cada vez que tenía que enfrentarme a algún desafío en el trabajo, o preparar un proyecto importante, o simplemente hacer una llamada lo mejor era fumarme un cigarro antes para prepararme.
  • Me relajaba: Ese cigarro por la noche, después de cenar, después de un día largo el cual te fumas intensamente y aspirando el humo lo más fuerte posible.
  • Celebraba mi tiempo de ocio: Esas quedadas con amigos para celebrar cualquier cosa, o simplemente para tomarnos unas cervezas donde el placer de beberse una cerveza y al mismo tiempo encender un cigarro (y 20 más posteriores)…¡Que maravilla!
  • Me gustaba fumar: Simplemente a mi me gustaba fumar, ¿por qué iba a darle más vueltas?

Quizás te sientas identificada/o con estas frases, si es así, ¡Enhorabuena! eres (como yo) una adicta/o de manual. Y además, lo tienes tan interiorizado que te molesta que te diga que eres una ADICTA/O. 

Te molesta que te diga que eres una ADICTA/ADICTO.

No te preocupes, a mi también me molestaba. Y me ha llevado mucho tiempo darme cuenta de lo jodida que estaba con el tema del tabaco. Al final, mi relación con el tabaco es muy similar a una relación de pareja que tuve hace algunos años:

  • El tabaco (como lo hacía mi ex) me hace creer que me quiere por encima de todas las cosas, pero me está destrozando la vida poco a poco, sin darme yo cuenta y además regalándole mi consentimiento diario para ello.
  • Me hace creer que sin él yo no sería capaz de sobrevivir.  Nuestro amor, aunque difícil de llevar la mayor parte del tiempo, es tan fuerte que jamás querría abandonarlo.
  • Me anula como persona y me maltrata psicológicamente, porque mi capacidad de determinación y amor propio han sido destruidos por el tabaco día tras día. Mi voluntad ha desaparecido. Ya no decido yo, decide la adicción por mi.
  • Por último, me hace sentir que si en algún momento de mi vida decidiera separarme, el vacío sería tan grande sin él, que yo no podría soportarlo. Volvería arrastrándome porque mi vida se volvería triste, solitaria, perdería a mis amigos, mi modo de vida social y todo lo que me gusta. Él es mi único camino y salida.

Bla, bla, bla… ¿Te cuento una cosa? A pesar de todo, conseguí salir de esa relación que me tenía en la más absoluta miseria emocional. Decidí que yo me merecía algo mejor, una vida mejor, un amor mejor y una «yo misma mejor».  Empecé a pensar que, quizás, yo sí tuviera capacidad de decisión.

Y una mañana, al levantarme, decidí que estaba dispuesta a pagar el precio necesario por marcharme y salir de ese horrible pozo; porque por muy difícil que me resultara terminar con esa persona que me anulaba, más difícil me resultaría quedarme ahí para siempre.

Y de nuevo aquí estoy. Unos cuantos años después, enfrentándome a lo mismo: volver a salir de una adicción que no tiene piedad y que está dispuesta a acabar conmigo. 

La terapia con la que estoy trabajando para dejar de fumar comienza con una reducción de tabaco según la situación individual de cada uno, pero en mi caso he decidido pasar del todo a la nada.

¿Y por qué esta decisión? Porque me conozco. Solamente el pensar que tengo un número limitado de cigarros al día y, una vez que me los fume, no voy a poder fumar más: ME DA PÁNICO. Me genera una ansiedad superior reducir el tabaco que pensar que no puedo fumar nada. Así que, después de hacer una reflexión (por supuesto siempre siguiendo las indicaciones de mi terapeuta) he decidido empezar a vivir sin tabaco directamente.

Si te estás preguntando qué he hecho en mi primer día sin tabaco, pues básicamente lo siguiente:

  • Tomármelo con calma, con mucha calma. En mi caso, personalmente, me he tomado unos días libres en el trabajo para poder concentrarme absolutamente en mi,  ya que el estrés de la oficina no sería de ayuda para sentir que yo puedo.
  • Comprarme caramelos y golosinas de todos los sabores (no chicles). Se que voy a tener ganas de fumar y muchas. Lo sé y lo tengo asumido, por lo que tengo que estar preparada para ese momento. Necesito decirle a mi cerebro que tengo algo que ofrecerle en puesto del cigarro (por lo menos estos primeros días). Así que me he comprado caramelos de «larga duración» como yo les llamo (son esos caramelos que duran mucho por su textura tipo werther’s original). Por otro lado, en mi caso, los chicles me resultan contraproducentes, porque masticar todo el tiempo me produce ansiedad.
  • Preparar un bizcocho de chocolate para poder tomar un trozo después de comer o cenar.
  • IRME DE CERVEZAS CON MIS AMIGOS.  Sí, como oyes, irme de cervezas.

He decidido que si voy a dejar de fumar tiene que ser haciendo lo que hago siempre. No quiero pasarme la vida deseando el tabaco y apartándome de sitios o personas porque fumen. Quiero seguir viviendo y haciendo lo que más me gusta en cada momento, pero sin tabaco esta vez.

Como he dicho antes, estoy dispuesta a pagar el precio necesario por salir de esta adicción, pero lo que no estoy dispuesta es a abandonar la vida que me gusta y que quiero para mi. Así que el primer día del resto de mi vida sin tabaco debe ser haciendo lo que más me gusta, en mi caso, pasar tiempo con mis amigos.

Ya no voy a fumar más.

B E S I S💋

«No tienes que controlar tus pensamientos; solo tienes que dejar de permitirles que te controlen a ti.»
DAN MILLMAN

(Visited 41 times, 3 visits today)

¿Quieres dejar un comentario? ¡Aqui puedes!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Mónica García Ruiz.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.