Portada » DIARIO DE UNA RUBIA » Curso para sobrevivir a los treinta y tantos.

Siempre digo que ser mujer y rubia complica las cosas. Pero ser mujer, rubia y tener treinta y tantos lo pone más cuesta arriba. Y bueno, ser morena, pelirroja, castaña o de colores también. El color del tinte no altera los factores para tener una vida complicada a los treinta.

El caso es que cuando tenía veinte y miraba mi vida de los treinta me veía estupenda y maravillosa, con un jovenaso de esos que imponen esperándome en mi cama todas las noches para empotrarme como un Dios Griego (en mi mente era Chris Hemsworth 😋), con pasta de sobra  para hacerme la manicura 💅cada semana e ir a la peluquería👱‍♀️ día sí y día también, levantarme cada día feliz para hacer deporte, y por la noche salir a cenar a restaurantes maravillosos con mi novio soñado…😍

¡PUTAVIDA! Si, como suena, es que la vida es muy puta, y en vez de ser Miranda Priestly en El diablo viste de Prada (pero con melenaza rubia) cada día me parezco más a Bridget Jones. 😣😣😣

La verdad que en mi visión de los 20 sólo falló un pequeño detalle y es que para ser como la protagonista de El Diablo viste de Prada, debes ser igual de rica que ella. ¡Joder! Por esa tontería se me ha ido el sueño al traste. 

Resulta que si no eres rica para pagarte un asistente personal, un entrenador, una cocinera, una empleada del hogar, un chófer, alguien que haga tus recados por ti, tienes que hacerlo todo tu solita. ¡¡¡pero qué engaño es éste!!! 

En vez de ser Miranda Priestly en El diablo viste de Prada, cada día me parezco más a Bridget Jones.

Ahora resulta que con treinta y tantos me levanto cada día a las 6.30 porque a las 8.00 entro a trabajar a una oficina en la cual me encargo de dirigir un departamento de 20 personas, cada uno de su padre y de su madre, resolver problemas a los clientes, resolver problemas de mis jefes, atender urgencias, aguantar a imbéciles pero eso sí, con una sonrisa estupenda todos los días para que no me tachen de «jefa mandona», porque claro, ya sabéis que ser mujer, rubia y directiva no se gana por méritos propios, ni por tener una carrera universitaria, ni por trabajar como una cabrona todos los días. Está claro que a algún jefe le he chupado la polla para llegar donde estoy.  Pero bueno,  volviendo a mi día a día, como en media hora con suerte y vuelvo al curro hasta las 18.00, que con suerte salgo a mi hora…

Está claro que a algún jefe le he chupado la polla para llegar donde estoy.

Después de ese largo día, llego a mi casa más o menos rápido (eso sino me pilla un atasco en la autopista) y, en este momento en mi visión de los 20, yo me pondría a hacer deporte, o me iría de compras o quedaría con mi jovenaso para vestirme de gala y salir a cenar. JAJAJAJAJAJAJA…. Si, espérame, que voy a ducharme y ahora vengo.

¿QUEEEEEEEE? ¿Arreglarme para salir a cenar? ¡Ni aunque Chris Hemsworth viniera en tanga a verme (bueno si viene en tanga me lo pienso….¡que jovenaso!).  Pero la verdad que después de 12 horas, cuando llego a casa sólo quiero quitarme los tacones, lanzar el sujetador lo más lejos posible, hacerme un moño de pordiosera y tirarme al sofá como si no hubiera mañana.

¡Ah! Pero no eso tampoco, ya que entonces tengo que recoger, poner alguna lavadora, hacer compra, prepararme la cena y comida del día siguiente, porque claro… ¡Esa es otra! Hay que comer sano, muy sano, comida natural y verduras frescas…¡¡pero quien tiene tiempo de cocinar todos los días y comprar la verdura fresca!! Voy al mercado de mi barrio una vez a la semana, y lo que compre, ya puede estar todo lo fresco que pueda, porque hasta la semana próxima no vuelvo.

Por supuesto, como mínimo una vez al mes para estar «presentable», tengo que hacerme las uñas, ir a la peluquería (adoro mi día de tinte), crema para la cara que no me falte, depílate, etc, etc. etc. 

Y bueno, ya para rematar ¿¿¿DÓNDE NARICES ESTÁ MI DIOS GRIEGO??? Porque entre los treinta y tantos, el coronavirus, la distancia social, el no te acerques a nadie que no conozcas, las reuniones de 6, los bares cerrados… voy a llegar a los 40 y lo único que me va a «empotrar» van a ser mis nuevas bragas-faja para disimular la barriga que la vida me está regalando.

En fin amigas, que si sabéis donde es el curso para sobrevivir a los treinta y tantos sin morir en el intento, pasarme el enlace porque esto no es lo que yo tenía pensado y algo debo estar haciendo mal.

B E S I S

FOLLOW ME!

 


«La vida sería tan maravillosa si supiéramos qué hacer con ella…
GRETA GARBO

Imagen de portada Vector de Mujer creado por macrovector - www.freepik.es

(Visto 110 veces, 1 visitas hoy)

¿Quieres dejar un comentario? ¡Aqui puedes!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Mónica García Ruiz.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa Europa S.L que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.